Bioguía utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Vídeo

Estos pescadores no podían creer lo que encontraron en sus redes

Este vídeo demuestra lo peligrosas que son las redes de arrastre, seguramente no sea la primera vez que capturan a un animal tan grande sin querer...

Vídeo

Estos pescadores no podían creer lo que encontraron en sus redes

Este vídeo demuestra lo peligrosas que son las redes de arrastre, seguramente no sea la primera vez que capturan a un animal tan grande sin querer...

 

Rocio Barquilla

06/03/2019

A diferencia de la pesca tradicional, la industria pesquera moderna supera la capacidad natural de los peces para reproducirse. En consecuencia, se sobreexplotan los recursos pesqueros que poco a poco desaparecen. De hecho, desde que comenzó la pesca industrial hace más de medio siglo, las poblaciones de grandes depredadores como el atún o el bacalao ¡se han reducido en un 90%!

Pero además de pescar en grandes cantidades, las técnicas modernas de pesca son muy agresivas para el medio acuático. Al final, todo el ciclo de vida acuático sufre las consecuencias de la sobreexplotación pesquera.

Pesca de arrastre en California, EEUU. Fotografía: NOAA - John Wallace

Por ejemplo, las redes de arrastre destrozan los fondos marinos donde crecen algas y plantas fundamentales para la supervivencia del ecosistema subacuático. En consecuencia, la cadena alimenticia del mar se deteriora y las distintas especies de fauna y flora marina van desapareciendo.

Además, la pesca de arrastre es una técnica poco eficiente. Según Greenpeace, entre el 15 y el 70% de lo que se captura con redes de arrastre se descarta porque “es un arte de pesca poco selectivo (…) con altas tasas de capturas accidentales o by-catch, que frecuentemente son devueltas muertas al mar como descartes debido a su bajo interés comercial o por tratarse de juveniles”.

Un ejemplo sorprendente es el vídeo que encabeza este artículo. Las imágenes nos muestran a un pesquero de arrastre ruso que al subir la red al barco se lleva una sorpresa: también han pescado un león marino.

Aunque estas imágenes nos puedan parecer extraordinarias, lo cierto es que al año cientos de miles de animales como tortugas, aves o tiburones mueren como consecuencia de la sobrepesca con técnicas pesqueras como el cerco o el arrastre de profundidad.

Según los traductores, los gritos de los pescadores que aparecen en el vídeo se centran en arremeter contra el animal, quizás porque les da bastante miedo: “Mira, se le ve cansado… ¡Qué gordo está!”.

El animal, seguramente desorientado, termina recibiendo chorros de agua con una manguera para sacarlo del barco: “¡Vete a tomar por c***! ¡Lárgate de aquí!”, le gritan los marineros. Como es de esperar, el león marino sigue paralizado sin entender la agresividad de la situación.

Al final del vídeo, los pescadores deciden lanzar un petardo cerca del león marino para obligarle a abandonar la nave. El artefacto explota bastante cerca del animal, que enseguida se pone a temblar y salta del barco con nerviosismo.

En este caso suponemos que el animal no ha salido herido, pero la actuación de los pescadores deja mucho que desear.

Proyecto de pesca sostenible en Ghana, en colaboración con Feed the Future. Fotografía: USAID in Africa

Además de implantar un modelo de pesca 100% sostenible que no destruya el fondo marino ni agote los recursos pesqueros, debemos generar conciencia sobre la importancia de respetar los océanos, los animales marinos y los ecosistemas subacuáticos.

Organizaciones como Greenpeace u Oceana están trabajando en la protección de nuestros océanos. Y ustedes ¿qué acciones llevan a cabo en sus vidas diarias para promocionar el respeto hacia el medio marino?

share